1032

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

El árbol y las tinieblas

La luz rivalizaba con las sombras. Era una batalla desigual entre la oscuridad y la vida. Colocó su mano a modo de visera y tomó partido por el sol. Aquel árbol majestuoso era su único aliado. Trataba de abrir ventanas por las que los haces de luz pudiera filtrarse y conquistar territorio. En su lucha, estiraba sus ramas amplificando cada tramo entre sus nudos hasta el límite. En el interior de cada rama la sabia burbujeaba efervescente con las pulsaciones cercanas al estallido. Las tinieblas los asediaban, pero el sol estaba allí, lo contemplaban y con un poco más de esfuerzo estaban convencidos de poder tocarlo. Soñaba con dejarse bañar por el sol. El árbol le invitó a trepar por su tronco, asirse a sus ramas y auxiliarle en aquella contienda por liberar el asedio de la penumbra. Desde lo alto, al mirar en dirección a la luz quedó cegado. ¡Qué fuerza! ¿Por qué no vencía con facilidad? Casi rozando la copa del árbol, trató de contemplar tierra firme. La nebulosa no cedía, parecía artificial, creada, organizaba, implantada, fabricada. Buscó el horizonte y valoró la posibilidad abandonar aquel lugar, pero entonces tendría que dejar atrás también a su único aliado. /Javi Muro

 

Fotografía: Minerva del Valle



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar