1529

{ENTREVISTAS}

'Cuando termino una obra necesito empezar de cero, lanzarme al vacío y confiar en que el paracaídas se abrirá'

Demetrio Navaridas expone 'Index' en ACTUAL, un recorrido por sus diferentes épocas creativas

‘Index’ antes de ser ‘Index’ fue un juego al que le habían cambiado las reglas. Un scape room de complicada resolución. Demetrio Navaridas es el artista de la ruptura permanente, el creador que entiende cada exposición cómo una ópera única y sus obras como piezas concebidas para lugares concretos y precisos. Así que ‘Index’ antes de ser ‘Index’ adquirió, en un primer momento, carácter de jeroglífico. Ese instante inicial, recuerda Deme, llegó de la mano de la consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca, y del director de general Cultura y Turismo, Eduardo Rodríguez Osés, cuando le propusieron participar en Actual 2019 y exponer en el Museo de La Rioja, poniendo así fin a una inexplicable ausencia infinita de dicho centro expositivo. “Ausencia incomprensible’, se limita a calificar Deme, al tiempo que se concede unos segundos antes de retomar la conversación. Quizá, para contar hasta diez, o quizá hasta cien. La propuesta era recorrer las etapas fundamentales de la trayectoria del autor a través de sus obras. Y el autor aceptó el reto. Ahora, meses después, mientras perfila los últimos detalles previos a la inauguración de la muestra, apunta que “el planteamiento de ‘Index’ tiene que ver más con la esencia creativa -resalta- que con una retrospectiva al uso”. 

 

Y es que en ‘Index’ pueden contemplarse los trabajos realizados por Navaridas en papel vegetal, lienzo, madera, fotografía, escultura, que se corresponden a proyectos como Oil, Tras, Eco, Humo y luz, Titulus loculi, Espacio Residual, Residuo Espacial, así como imágenes en intervenciones como Espirales de Girasol, Vueltas y vueltas, Artificio, Jardín QR y Terrenos secretos, pertenecientes a acciones de land art.

 

Recuerda Demetrio Navaridas que al afrontar ‘Index’ ya no se trataba de limpiar la mente de la técnica empleada en el último proceso creativo y tratar de sorprenderse a sí mismo en el siguiente -su ritual habitual-, sino de mirar hacia adentro de uno mismo. “Revisamos y repasamos en el taller obras y épocas -recuerda- con la mirada puesta en ofrecer en la muestra los hitos que representaran cada uno de los momentos más importantes de mi carrera artística”. 

Inevitablemente, ‘Index’, mientras se transformaba en lo que ahora es, supuso un viaje en el tiempo con parada obligada en la época estudiantil en la Escuela de San Fernando en Madrid. “Allí -resalta- comencé a experimentar con la abstracción aunque en principio la practicaba sin ser consciente de que existía ese concepto”. Un estilo que, de entrada, no encajaba con los cánones de la escuela. “Para la prueba de acceso realicé unas pinturas absolutamente figurativas, renacentistas, casi fotográficas”. Es ahí, con esas dos obras, desde donde arranca ‘Index’. “En Madrid, en las galerías más allá de la escuela, el arte abstracto ya era protagonista y en Cuarto de carrera, continúe pintando lo que me apetecía pintar, abstracciones”. Llegaron las notas y el nombre de Demetrio Navaridas no aparecía reflejado en el listado. Tocaba ir al despacho del profesor. “Hablamos -cuenta Deme-, le conté mis motivaciones y comprobó que pintaba así porque lo sentía. Al final me propuso para representar a la clase en la exposición de final de curso”.

 

La muestra que acoge la Sala de Exposiciones temporales del Museo de La Rioja continúa el viaje iniciado en el Escuela de San Fernando. Surge ‘Islallana’, pintura acrílica de la serie ‘A través del paisaje’; ‘Incendio en el archivo, técnica mixta sobre papel Canson Opal; ‘Torre de San Bartolomé’, técnica mixta de la serie ‘Entretejados’ y que tiene su punto de partida en el Demetrio niño que observaba todos los tejados de la ciudad desde la atalaya del edificio donde vivía; ‘Apéndice’, de la serie ‘Cavidades y apéndices’; ‘Del más allá’, de la serie ‘Titulus loculi’; ‘Medianera calle Rodríguez Paterna’ y ‘Patio de la plaza del Mercado’, de la serie ‘Paisajes urbanos’. Murales de gran tamaño (255x200) que figuran en la ruta de paseo del artista en su empeño por desentrañar los detalles de la buhardilla vecina, de los ladrillos desconchados, del espejo de baño suspendido, del zócalo de las cornisas, del papel pintado de pared superviviente, de bisagras y escarpias huérfanas de láminas, puertas y ventanas. En ‘Index’ resalta también ‘Resaca’ de la serie ‘Humo y luz’ realizado con negro de humo y erógrafo sobre tela; ‘Orquidia’ de la serie ‘Jardín de Venus’; ‘Postre’, de la serie ‘Restauración’; ‘Estrato metálico’ y ‘Estrato industrial’, de la serie Tras; y ‘Tokio’ y ‘Varsovia’ de la serie Ice Oil, realizada con pigmentos sobre lienzo y concebida a través de herramientas electrónicas y digitales.

 

Emocionalmente, componer ‘Index’ ha sido una experiencia nueva para el artista logroñés. “Tantos meses recordando y repasando mis propias obras ha sido como grabar la serie ‘Cuéntame’ para mí sólo; han sido semanas y semanas comiéndome mi propia historia”. Y todos los recuerdos son felices, “incluso los referidos a esos proyectos que fue complicado sacar adelante. Ha sido un reto repasar épocas y obras, pero al final ha resultado gratificante”. La obra de Navaridas -toda- resulta absolutamente actual, como si en épocas pasadas Deme ya pisara décadas anteriores y ahora, sin prisa, no tuviera problema alguno en esperar a los jóvenes artistas. Es lo que tiene ser un rebelde o, como el dice “un malmandado”. 

En todo caso, Navaridas reitera que nunca ha pintado por pintar, “siempre he tenido un propósito, una intencionalidad”. ¿Y en ese repaso que ha supuesto ‘Index’ esas motivaciones que prendieron la chispa de unas obras realizadas tiempo atrás también se recuerdan? “Claro que se recuerdan, como se recuerdan los títulos de los cuadros e incluso los apodos que les pones mientras los estás pintando. En los títulos de las obras me he dejado siempre influenciar por Goya y más bien trato de despistar sobre el tema central… hay que saber leer entre líneas”.

 

El efervescente volcán de emociones de los últimos meses ha sido superado con nota, asegura Deme. “Lo que aún no sé -bromea- es las sensaciones que me abordarán en el momento de la inauguración (tuvo lugar ayer tarde, día 2 de enero).

Demetrio Navaridas debe ser el primer sorprendido por su obra, siempre lo dice. “Cuando termino una obra, una serie de pinturas o un proyecto tengo que hacer algo diferente, nunca repito nada. Me aburre repetirme con la técnica, con los motivos o con el concepto de la obra. Necesito empezar de cero, volver a lánzame al vacío y comprobar en el aire si se abre el paracaídas”. Antes de que ‘Index’ fuera ‘Index’ parecía que esas reglas del juego habían cambiado, pero Deme ha demostrado que puede reunir un resumen de su obra en una nueva exposición y proponer a quien la visita algo nuevo, fresco, algo actual. “Y es que actual he sido y actual seguiré siendo”./Javi Muro

 

* Hasta el 3 de febrero. Museo de La Rioja

 

 



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar