3964

{ENTREVISTAS}

'Las buenas fotografías no sólo se ven, se leen y se sienten', Enrique del Río, el fotoperiodista paciente

AiG reconoce los 30 años de carrera del fotoperiodista logroñés

Asegura Enrique del Río que siempre ha intentado captar, a través de su cámara, las historias que eran noticia sin prejuicios. Y eso le define con fotoperiodista; como uno de los buenos. Todos sabemos que contar algo y ser objetivo, que tus propias ideas no comiencen a revolotear al contacto con los hechos, no es tarea sencilla y, quizá, sólo está al alcance de los mejores. Quizá también, por ese motivo, Enrique acepta el condicional de ‘haber tratado de conseguirlo’, porque todos sabemos, también, que frente a algunos acontecimientos la objetividad resulta imposible. Ahora, la Asociación de Informadores Gráficos de La Rioja (AiG) ha reconocido los 30 años de carrera periodística de Enrique del Río, su profesionalidad, y su condición de buscador permanente de la fotografía que 'hace sentir'.

 

Acompañado por familiares, amigos y compañeros de profesión -muchos de ellos coincidentes en ambos títulos- Enrique del Río ha recibido la Insignia de Oro 2022 de AiG, en el marco de un ‘Salón de Retratos de Alcaldes’ del Ayuntamiento de Logroño que rara vez ha presentado tal reunión de personas dispuestas a rendir un homenaje. En su agradecimiento, Del Río volvió a hacer gala de su espíritu periodístico al reconocer que “nunca esperas una distinción como fotoperiodista porque nunca piensas que vas a ser el protagonista de la noticia”. El fotógrafo del periódico La Rioja mostró, una vez más, su carácter generoso y de ‘gendelman’ al sembrar distancia con la brillantez de los fotoperiodistas distinguidos con la insignia de oro en ediciones anteriores y su propio trabajo. Pero ahí, con todos los respetos, se equivocó, porque siempre será más sencillo hacer buenas fotos de la actualidad en un Madrid iluminado con grandes focos y con fondos de estudio cinematográfico, donde se ha decidido que pase todo, que una ciudad extraordinaria donde el primer objetivo es vivir bien. Para contar buenas historias a través de la fotografía en Logroño es preciso que el talento esté activado a diario, porque muchos días son el mismo y eso no es malo, pero exige al fotoperiodista no abandonar la búsqueda permanente.

 

Y por descripción de Ingrid, Fernando, Justo, Abel, Luis, José Luis, Eloy, Toño, Pedro J, Marcelino o Rafa, entre otros, una de las virtudes de Enrique a la hora de retratar la actualidad siempre ha sido su carácter paciente, el extraordinario sentido del tiempo, sin una enemistad, sin un reproche, como si hubiera decidido vivir espiritualmente en Innsisfree y ser el hombre tranquilo. La imperturbabilidad como estrategia para hallar un punto de vista diferente porque, como el propio Enrique defiende, “la cámara no hace al fotógrafo”. Y lleva razón, la mirada propia y el talento hacen al fotógrafo y esa es la razón de que las buenas fotos, las que resultan especiales, “no sólo se vean; se leen y se sienten”. Palabra de fotoperiodista insignia de Oro./Javi Muro

 

*Fotografías: AiG

 



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar