1192

{CULTURA / LIBROS}

Poesía, dolor, dignidad y mujeres que transmiten esperanza aún en los días de nieve

El teatro Bretón acoge 'Los días de la nieve', de Alberto Conejero. Interpretada por Rosario Pardo

Dice Alberto Conejero, autor de ‘Los días de la nieve’, que la obra no existiría sin Josefina Manresa, viuda de Miguel Hernández.  “El sustrato principal de este texto son efectivamente sus memorias y también su correspondencia con Miguel y la poesía del poeta oriolano. Y, sin embargo, no he pretendido reconstruir su vida ni convertirla en relato, sino -gracias a la capacidad que tiene el teatro y la ficción de suspender la muerte- atender al misterio de su existencia, convertirla en nuestra contemporánea y a nosotros en sus contemporáneos”. 

 

En ‘Los días de la nieve’ -la obra que dirigida por Chema del Barco e interpretada por Rosario Pardo- llega al escenario del teatro Bretón de Logroño, dentro del 39 Festival de Teatro, una costurera está a punto de terminar su último encargo:  un vestido azul de mar.  La persona que se lo encargó presencia los últimos retoques. Entre puntada y puntada, la costurera rememora su vida, la evoca, la vuelve a vivir. Son recuerdos de poesía, de amor y de días de sufrimiento. Es la evocación de una pasión histórica que murió en la cárcel; un padre fusilado en la guerra, una garganta que encierra secretos. La costurera se llama Josefina Manresa y, su amor, Miguel Hernández. ¿Quién espera el vestido?

 

Asegura Albeto Conejero que a lo largo del proceso de escritura descubrió “la sencilla fuerza de una superviviente de las peores tristezas, que aprendió a hablar las palabras y por las palabras”. Un proceso creativo que confirma a un autor que escribe desde las entrañas y la pasión y las emociones. Algo que dejó patente en la conversación que hace unos meses mantuvo con SPOONFUL. Entonces en el Bretón presentaba ‘Todas las noches en un día’ y reiteró que la escritura debe dejarse de finalidades. “El escritor debe ser -decía- un sonámbulo que atraviesa una habitación en llamas”. Conejero reconocía que escribe teatro porque le hace feliz. Hacen falta más motivos. Precisaba que en concreto escribía teatro porque “el teatro es un nosotros y yo escribo para encontrarme con otros hombres y mujeres en un espacio y un tiempo y convocar juntos”.

 

Cuando fija la atención en el personaje de Josefina Manresa reconoce que “de su mano me he acercado también a mi madre, a mis abuelas y a todas mujeres que atravesaron, con una fortaleza infinita, los años oscuros de nuestra historia reciente; con dignidad, con luz, transmitiendo esperanza aún en los días de la nieve”.

Rosario Pardo (Jaén, 1959) es Josefina Manresa sobre el escenario del teatro. Pardo estudió Filología Hispánica, un camino que nunca llegó a ejercer porque sintió la llamada de la interpretación, la danza contemporánea, el mimo. En el teatro ha trabajado tanto como actriz como directora. En televisión ha interpretado el papel de Nieves  en la serie Cuéntame; en la gran pantalla ha participado en películas como ‘Tapas’, ‘Cosas que hacen que la vida valga la pena’ o ‘Solas’, entre otras.

 

Chema del Barco es el director de la obra. Recuerda que en su primer encuentro con ‘Los días de la nieve’ le brotaron muchas imágenes. “Imágenes -cuenta- de otro tiempo vivido, de otra forma de vida, de otra música. En mi cabeza se dibujaba un personaje pausado, tranquilo, lleno de amor. Veía que el personaje escrito por Alberto encerraba algo doloroso, relacionado con el afecto, que no quería que brotase”. ¿Por qué? “… pues porque, de alguna manera -continua- sentía que ese amor era sólo suyo. Veía poesía, mucha poesía. Antigua y nueva. Expresada con mucha pasión, pero desde la sencillez de quien no escribe poesía. Veía a la costurera y a la musa del poeta; veía a la viuda del miliciano; veía luto y color; vida y muerte; recuerdo y olvido”. Y recuerden, “la emoción no es sensiblería”. Palabra de Alberto Conejero./Javi Muro.

Suscripción a la Newsletter Enviar