1241

{DEPORTE / OTROS DEPORTES}

Felice Gimondi, el hijo del cartero que ganó el Tour el año de su debut

Es muy posible que Felice Gimondi se aficionara a dar pedales mientras observaba como su padre ejercía de cartero y repartía la correspondencia del día sobre una bicicleta. Vivían en la localidad de Sedrina (Lombardía). Allí nació el ciclista que más veces ha subido al podio del Giro de Italia hasta la fecha. Lo hizo en nueve ocasiones, tres como primer clasificado y dos veces más que Coppi, Bartali y Simoni; aunque bien es cierto que Fausto Coppi sumó dos triunfos absolutos más que el corredor lombardo. 

 

Pocos ciclistas han logrado vencer en el Tour de Francia en su primera participación. Gimondi lo consiguió (1965) y ni siquiera formaba parte de la escuadra elegida para participar en un primer momento en la ronda francesa de aquel año. Era su primera temporada como profe-sional y en su debut en las grandes rondas ya había subido al tercer cajón del Giro de Italia. En el calendario tenía anotado ‘descanso’, pero la inesperada baja de un compañero le obligó a formar parte de la alineación del equipo para el Tour. Felice Gimondi sorprendió con la victo-ria en una carrera que se disputó sobre un recorrido de 4.177 kilómetros, distribuidos en 22 etapas. Un Tour, el de 1965, que comenzó en Alemania (Colonia) y de inmediato se internó en el trazado de algunas de las míticas clásicas de las Ardenas, con Lieja como centro neurálgi-co. En tierras belgas dominaron los corredores belgas, primero el legendario esprínter Rik Van Looy -más de 400 victorias en su palmarés-, después, Bernard Van De Kerckhove, ganador de dos etapas en el Tour, la primera en 1964 y la segunda en 1965, vistiéndose de líder en ambas ocasiones.

 

En la cuarta etapa, la que finalizaba en la localidad francesa de Ruan, Gimondi alcanzó el liderato y ya no soltó el maillot amarilla hasta París, convirtiéndose con 23 años en uno de los ciclistas más jóvenes de vencer en el Tour de Francia. Fueron 21 etapas de liderato, sumando tres victorias de etapa -incluida la contrarreloj de 38 kilómetros de la etapa final- y la clasificación de la Regularidad. En aquel Tour, el ciclismo español levantó los brazos en cuatro ocasiones. Julio Jiménez venció en las etapas de montaña con meta en Bagneres de Bigorre y Aix-les-Bains -obteniendo además la clasificación de la montaña-, Joaquím Glera fuer el primero en la llegada en alto Briaçon, y José Pérez Francés, ganó en Barcelona.

 

La clasificación general final del Tour de 1965 destacó a Felice Gimondi distanciado en 2’ 40’’ del segundo clasificado, Raymond Poulidor, y 4’ 44’’, del tercero, Gianni Motta. Gimondi venció con una media de 35,886 kilómetros por hora.

 

Felice Gimondi, apodado El Fenix, supo gestionar una victoria tan precoz en la más importante carrera ciclista. El corredor lombardo demostró una gran capacidad para centrarse en su carrera deportiva y en demostrar sus capacidades como ciclista. Cuentan que era un muy buen rodador, excepcional contrarrelojista y batallador ciclista cuando el asfalto se empinaba. Además, en llegadas en pequeños grupos, mostraba su rapidez en los últimos metros. 

Gimondi era un corredor extraordinariamente completo. En la historia del ciclismo forma parte del exclusivo grupo de corredores que han ganado las tres grandes vueltas por etapas, junto a Anquetil, Merckx, Hinault, Contador, Nibali y Froome. Además, en su palmarés figuran pruebas míticas como Paris-Roubaix, Giro de Lombardía, Tour de Romandía, Gran Premio de las Naciones, Volta a Cataluña, Milán San Remo, y catorce etapas en grandes vueltas, siendo campeón del mundo en 1973. 

 

El corredor italiano fue fiel a la escuadra con la que dio el salto a ciclismo profesional, el equipo Salvarini, donde corrió entre 1965 y 1972. Tan sólo el cambió de patrocinador con la llegada de la marca de bicicletas Bianchi, llevó a Gimondi a cambiar de maillot. 

 

Tras su retirada en 1979 siempre estuvo ligado a la marca Bianchi. Hay quien dice que Felice Gimondi fue el rival más duro de roer con el que topo Eddy Mercks. El italino ya había ganado dos Giros y un Tour cuando explotó la carrera de El Caníbal. Gimondí falleció en 2019. “Fue mi rival más duro -reconoció Merckx-, porque era el que más se parecía a mí”./Javi Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar