2898

{VIVIR / VIDA EN LA CIUDAD}

'Los gobiernos de la UE deben enfrentarse a la realidad con los refugiados y dar una respuesta responsable'

Alma Saavedra es la coordinadora de Médicos Sin Fronteras en la Zona Norte

Alma Saavedra es la responsable de Médicos Sin Fronteras en la Zona Norte de España. Ha seguido de cerca la evolución de la llamada crisis de los refugiados de cerca. El lunes comenzaron los traslados de personas desde Grecia a Turquía, tras el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y el país dirigido por Tayyip Erdogan. Saavedra no tiene dudas sobre la falta de legalidad dicho acuerdo. Tampoco sobre su inutilidad para acabar con la llegada de personas que huyen de la guerra de Siria o de la violencia en Irak y Afganistán a Europa. "Todo lo contrario -explica la responsable de MSF- la gente ya está utilizando rutas alternativas que manejan las mafias". Apunta que la solución tiene que llegar desde los gobiernos europeos, "pero tienen que enfrentarse a la realidad y ofrecer una respuesta responsable"./Javi Muro

 

SPOONFUL.- ¿En septiembre del pasado año hablábamos y comentabas que “la UE, obviamente, no está actuando con los refugiados con la rapidez que se espera”…. Han pasado ocho meses desde aquella conversación…

Y la actuación de la UE ha ido a peor.


S.- ¿Es, en tu opinión, legal el acuerdo alcanzado entre la UE y Turquía? ¿Y moral?

Es ilegal según la opinión de organizaciones especializadas en derechos humanos, que son las expertas en la materia. Como organización humanitaria podemos decir que es injusto, inhumano y reduce a las personas a meros números.


S.- Hay quien tacha el acuerdo UE-Turquía de subcontrata o soborno…

El acuerdo de la UE-Turquía es un enorme paso en la dirección equivocada, ya que formaliza un sistema que pone en peligro el derecho que tiene toda persona a buscar asilo y desprecia las necesidades humanitarias y de protección de estas personas. La propuesta de acuerdo entre la UE y Turquía, presentado como 'la solución' a la denominada 'crisis' que afecta a Europa, es un ejemplo perfecto de este peligroso enfoque. El programa de admisión humanitaria voluntaria no se basa en las necesidades de asistencia y protección de los refugiados, sino en la capacidad de Turquía para detener la 'migración' orientada a Europa. En un momento en que hay millones de personas desplazadas en el mundo, es una vergüenza que el único paso seguro ofrecido por la UE está condicionado por el número de personas que pueden enviar de vuelta.


S.- ¿Desde el punto de vista práctico qué supone ese acuerdo?

Que las personas que ahora mismo huyen de la guerra y de la violencia quedan completamente desamparadas, inmovilizadas y sin ninguna alternativa a buscar una nueva vida donde ellos estimen que la pueden encontrar. Supone más sufrimiento para las personas ya que buscarán rutas alternativas que son más peligrosas y que están en manos de las mafias. Supone también, rechazos arbitrarios, violencia en las fronteras e inhumanas condiciones de acogida.


S.- ¿Va a frenar la llegada de refugiados el acuerdo UE-Turquía?

No, las cifras así lo confirman. En los tres primeros meses de 2015, según datos de ACNUR, 12.441 personas llegaron por mar a Grecia, mientras que en 2016 en el mismo periodo, llegaron 150.703. Esto es un 92% más. La situación en Siria es tan inimaginable, la violencia y la desesperación es tal, que los que allí siguen, van a hacer todo lo posible por huir.


S.- La UE asegura que el acuerdo acabará con las mafias que trafican con personas…

Todo lo contrario porque la gente ya está utilizando rutas alternativas que manejan las mafias.
S.- … también asegura la UE que Turquía es un país seguro, ¿Es Erdogan alguien de fiar?

Respecto a Turquía, a MSF le preocupa los métodos peligrosos que están utilizando los guardacostas de ese país, como por ejemplo mangueras de agua para disparar a barcos atestados de refugiados y migrantes que intentan llegar a Grecia. Nuestros equipos fueron testigos de esto el 17 de febrero de 2016. Estos métodos pueden tener consecuencias dramáticas e instamos a que detengan inmediatamente.


S.- Donal Tusk, presidente del Consejo Europeo y los diferentes dirigentes de los países miembros ponen cara de pena en sus comparecencias, pero la única acción aprobada ha sido el acuerdo UE-Turquía…. ¿No hay solución al problema, hay demasiada hipocresía o el miedo a perder el poder en sus propios países pesa más que la solidaridad?

Si hay solución. MSF ha instado a la UE y sus Estados a proporcionar vías seguras de acceso a su territorio. Proporcionando rápidamente canales seguros y legales para las personas que buscan asilo (que se amplíe el uso de las opciones y procedimientos existentes, como la reunificación familiar, los visados humanitarios, el reasentamiento y la reubicación), creando vías legales de migración para que la gente no tenga que recurrir a las peligrosas redes ilegales y de tráfico de personas, creando mecanismos de búsqueda y rescate ambiciosos para salvar vidas en el mar. Estas operaciones deben buscar proactivamente embarcaciones en peligro y establece procedimientos de desembarque humanitarios que incluyan atención médica y una evaluación de la vulnerabilidad de os recién llegados. Europa debe dejar de considerarse una fortaleza y adoptar un enfoque de acogida a las personas que llegan a sus fronteras, poniendo fin a los actos de violencia y a los abusos por parte de las autoridades estatales.

 

S.- ... pero hay personas que siguen atrapadas en los conflictos bélicos...

Por otro lado, al margen de estas peticiones para mejorar las condiciones de la gente que ya está aquí, hay que tener en cuenta la situación en Siria, que es de donde proceden la mayoría de los refugiados que llegan a Europa. Como organización humanitaria, MSF considera que la ayuda humanitaria a las personas que lo requieren, como es el caso de refugiados y migrantes que tratan de llegar a Europa, debe estar desconectada de las agendas políticas de los países de la UE. Esta ayuda debe estar enfocada solamente a aliviar el sufrimiento y las necesidades de las personas deben ser prioritarias.


S.- … precisamente la solidaridad era uno de los valores fundacionales de la UE. Esa idea nos enseñaban en el instituto y la universidad…. ¿ahora priman otros?

Los hechos hablan por sí solos y son obvios para todos. Ahí está la inacción de Europa en 2015 cuando las llegadas por el Mediterráneo provocaron miles de muertes y no se tomaron medidas para crear vías seguras. Esta situación continúa actualmente. Ya vimos que en la ruta por los Balcanes seguida por refugiados y migrantes, algunos países cerraban sus fronteras o utilizaban medidas policiales violentas; en vez de ayudar han dificultado y obstruido la llegada y recepción de estas personas. Lo hemos visto también con esta actitud pasiva por una parte y disuasiva por otra que ha abocado a estas personas vulnerables a caer en mafias que trafican sin importar su seguridad y sus vidas. O cuando a día de hoy hay miles de personas varadas en Idomeni, (Grecia) sobreviviendo en condiciones infrahumanas…. ¿de qué valores hablamos en Europa?. Brillan por su ausencia.


S.- Corrígeme si me equivoco, pero más de 3.000 personas han fallecido en el mar tratando de alcanzar las costas griegas –sin contar las que perecieron camino de Lampedusa meses antes- ...

Muchas personas han fallecido tratando de llegar a Europa, 3.771 en el Mediterráneo. Esto ha conmovido a la sociedad civil, que ha reaccionado a través de ONGs, plataformas y asociaciones que han hecho llegar desde comida y material de abrigo, hasta el estar presente en terreno aportando la ayuda directamente, etc. Varios municipios españoles se han ofrecido como ciudades refugio, pero las competencias son del Gobierno de España. Obviamente, la respuesta de los gobiernos de la UE no ha estado al mismo nivel que la de la ciudadanía, teniendo en cuenta que la respuesta solidaria es una opción de la sociedad y la responsabilidad recae en los gobiernos que han firmado los acuerdos en cuanto a asilo y refugio. ¡Es Responsabilidad de los gobiernos!
S.- Las imágenes que nos llegan son de ONGS, voluntarios y personas a título individual ayudando a quienes llegan a Lesbos, por ejemplo, ¿Es esa la realidad?

Lamentablemente sí. Durante los últimos meses, hemos denunciado varias veces la crisis humanitaria creada por las políticas de la UE sobre las islas griegas. En diferentes ocasiones hemos criticado públicamente al gobierno griego por la falta de voluntad de poner en marcha instalaciones de recepción adecuadas. En todo caso Grecia requiere el apoyo de la UE para hacer frente a la llegada de esos miles de refugiados y migrantes.


S.- ¿No ha recibido Grecia el apoyo de la UE que precisaba para actuar ante la llegada masiva de refugiados?

Grecia no puede hacer frente sola a esta situación. Europa parece esperar que una nueva crisis humanitaria, esta vez en Grecia, disuada a otros refugiados de venir a Europa. Para MSF esta es una postura miope y cruel. La infraestructura existente en Grecia está desbordada por los más de 40.000 hombres, mujeres y niños que se encuentran actualmente varados en el país. Al menos 12.000 de ellos se encuentran en Idomeni, en la frontera entre Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), donde nuestros equipos ven escenas terribles cada día: niños que han nacido en suelo europeo se ven obligados a pasar la noche en una fría tienda de campaña a merced de la lluvia y la humedad. Los frágiles esfuerzos que se están haciendo para mejorar las capacidades de refugio (principalmente por parte de las organizaciones humanitarias y de los voluntarios), caerán en saco roto si cientos de miles de personas terminan varadas en Grecia.


S.- ¿Cuál es la situación actual de los refugiados?

La situación actual es de extrema vulnerabilidad porque hay que tener en cuenta que estas personas vienen huyendo de la violencia (Afganistán, Irak…)  o de la guerra (Siria) por rutas peligrosas y difíciles. Llegan a centros de recepción que no cumplen las condiciones mínimas requeridas; muchos están desbordados, por lo que las personas sobreviven a la intemperie dependiendo de la ayuda de voluntarios y ONGs. El cierre de fronteras por parte de algunos estados ha provocado que tanto en Grecia, como en menor medida en Serbia y Macedonia, haya personas atrapadas desde hace semanas sin saber cómo se va a solucionar su situación. Esto provoca tensión, frustración y sufrimiento añadido. Como organización médica lo que hemos constatado en diversos países de Europa, es que la gran mayoría de las enfermedades tratadas por los equipos médicos de MSF podrían haberse prevenido de haberse establecido un paso seguro y unas condiciones de acogida adecuadas. Además de las dificultares creadas por el cierre de fronteras, cruzar Europa de sur a norte sigue siendo muy duro, debido principalmente a la falta de asistencia y respuesta a de los organismos estatales y al uso de la violencia por parte de las fuerzas policiales de algunos países.
S.- ¿Ha cambiado su status?

No entiendo la pregunta. La mayoría no han tenido status de refugiado nunca.


S.- ¿Cuál crees que es la solución a esta crisis?

La solución tiene que provenir de los gobiernos de la UE. Sin  embargo, el acuerdo UE-Turquía y el despliegue de la ayuda humanitaria de la UE hacia Grecia no solucionarán de una manera rápida el problema ni dará respuesta a la necesidad de seguridad y protección que tienen los refugiados. Ya va siendo hora de que los Gobiernos europeos empiecen a enfrentarse a la realidad y de que proporcionen de una vez por todas una respuesta responsable, común, humana y digna a la crisis que las propias políticas de la UE han contribuido a agravar. Ya no pueden demorarse más en proporcionar vías seguras de entrada para quienes necesitan, hoy más que nunca, que les traten con dignidad.


S.- Creo, corrígeme si me equivoco, que MSF se ha retirado de diferentes zonas como protesta por las decisiones adoptadas por la UE. ¿Qué condiciones tienen que darse para que regreséis?

La única condición para que MSF siga trabajando en el centro es la garantía de que se respetarán los principios humanitarios y de protección. El acuerdo de la UE-Turquía no ofrece estas condiciones, es más, por el contrario formaliza un sistema basado en los principios de disuasión en lugar de los de carácter humanitario. Como organización humanitaria que trabaja en más de 60 países y trata cada día con las necesidades humanitarias de los refugiados de todo el mundo, simplemente no podemos aceptar participar en un modelo que pone en peligro el derecho a solicitar asilo. Si la lógica de este acuerdo fuera aplicada por todos los países, no habría ningún refugiado entre las víctimas de los conflictos y permanecerían atrapados en zonas de guerra. Esto es totalmente inaceptable.

 

* Fotografías: Álex Yallop.

Suscripción a la Newsletter Enviar