1004

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'El juego de la memoria', de Felicia Yap

Cuando leí el resumen de esta novela, en verano, me dije que la tenía que leer en cuanto saliera a la venta. Su argumento me fascinó. La idea que plantea sobre la memoria es llamativa y tiene mucho gancho. Una distopía donde las personas solo pueden recordar uno o dos días. No me diréis que no suena atractivo. Con esta premisa de partida, Felicia Yap, en esta su primera novela, convierte una historia de misterio y asesinatos en un thriller filosófico que imagina una realidad en la que las clases sociales ya no están determinadas por el poder adquisitivo, sino por la capacidad de recordar y donde descifrar un asesinato puede ser realmente complicado.

 

En la realidad de 'El juego de la memoria' existen dos tipos de personas: los Uno, que pueden recordar solo un día, el de ayer; y los Duo, que también recuerdan el día de antes de ayer y que, por lo tanto, pertenecen a la clase privilegiada. Claire  y  Mark  Evans  forman  un  matrimonio  mixto,  lo que resulta algo  poco común. Claire, Uno, es ama de casa, y Mark, Duo, es un exitoso novelista que se prepara para lanzar su carrera política. Aparentemente son el ejemplo perfecto de la política de tolerancia e igualdad, hasta que en la orilla de un río cerca de su casa aparece el cuerpo de una mujer. A partir de entonces, el enigmático detective Hans Richardson entra en sus vidas y empieza la investigación en un mundo en el que la memoria es muy frágil y donde los secretos, a veces, pueden olvidarse a voluntad.

 

Como os decía al comienzo de la reseña, se trata de un thriller en el que más allá del asesinato a resolver o los misterios que cada personaje esconde ‒que en algunos casos os dejarán de piedra cuando los descubráis‒, se nos plantean preguntas fundamentales de la existencia humana. Preguntas filosóficas sobre el recuerdo y el olvido y lo que eso significa en nuestras vidas, en nuestro crecimiento como seres humanos más allá del concepto original del yo. Se trata también de la formación del nosotros y del todo.

La memoria, frágil y quebradiza, en esta novela no siempre es fiable y puede no decirte la verdad por lo que conformar un yo y un nosotros es sumamente complicado (sobre todo para los Uno que solo recuerdan un día), por mucho que los personajes se empeñen en intentarlo a través de diferentes diarios que todos los días escriben para no olvidar toda su existencia. Al igual que memorizan datos para tener una visión más global, dentro de lo posible, de lo que es su vida. Aun así, eso resulta casi imposible ‒ya os daréis cuenta según vayáis leyendo el libro‒ y solo algunos personajes consiguen ese enfoque global del todo. Yap lo refleja muy bien en la última parte de la novela y en la resolución final del caso.

 

Otro aspecto que me ha llamado la atención de la novela es su estructura. Yap utiliza diferentes primeras personas en la narración para que nos sintamos más identificados con los personajes y también mete en el libro extractos de la novela que uno de los protagonistas escribió ‒y lo lanzó a la fama y el éxito‒, así como fragmentos del diario de la mujer asesinada. Esto último te convierte en un mirón. Leer diarios ajenos resulta tan ilícito como atrayente. Es como asomarse por la mirilla a la vida de otros. Esta mezcla en la redacción crea una estructura que te lleva, que fluye y te invita a leer hasta llegar a un final en verdad sorprendente con un doble giro muy bien pensado. De esos que a mí, particularmente, me gustan mucho. De los que dejan al lector con la boca abierta porque esa parte no la habían visto venir ya que si en esta obra es difícil conformar un yo, un nosotros y un todo, imaginaos, también, resolver un asesinato. En definitiva, una lectura inteligente que te hará plantearte lo importante que resulta recordar y también olvidar./Verónica García Peña su última novela es 'La isla de las musas'



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar