1330

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'Infamia', una novela de Ledicia Costas

Leer 'Infamia' de Ledicia Costas ha sido un auténtico placer. Qué gusto. Qué gozada. Es de esos libros que, sin darte apenas cuenta, se acaba y te quedas con esa agradable sensación que producen las cosas bien hechas, a pesar de que los temas tratados en él puedan resultar duros, como la pederastia, la violación, la corrupción, el abuso de poder y, sobre todo, la injusticia. Es un thriller psicológico de amor, odio y locura; y de cómo la verdad puede llegar a ser como un cáncer que mata, poco a poco, sin prisa, todo lo que toca. De un lado y del otro de la balanza, culpables e inocentes, ambos consumidos por esa verdad que unos piden y otros callan, pero que todos saben. Una novela, sin duda, estupenda que se saborea, se siente, se toca… que permanece.

 

En 'Infamia' acompañamos a Emma Cruz, abogada y profesora de derecho penal, en su traslado al pequeño pueblo gallego de Merlo para impartir clases en la universidad, sin saber que ese lugar está marcado por la desgracia. Su llegada coincide con el veinticinco aniversario de la desaparición de las hermanas Giraud, a quien parece que se las haya tragado la tierra. Así, Emma descubrirá que los habitantes de Merlo guardan secretos inconfesables. ¿Qué fue de las hermanas Giraud? ¿Están muertas? Y si es así, ¿quién fue el responsable y por qué nunca encontraron sus cuerpos?

 

El salto de Costas de la literatura infantil y juvenil (obtuvo el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2015 por la obra 'Escarlatina, a cociñeira defunta') a la narrativa para adultos ha sido un regalo. Construye una historia que atrapa, a pesar de lo atípico del ritmo, gracias a la especial cadencia de sus palabras que, al igual que la niebla que envuelve el pueblo de Merlo, te cerca, despacio, paso a paso, calmada, hasta hacerte suya por completo. Su forma de escribir es como la de un arroyo que va suntuoso recorriendo el camino, a veces más accidentado, otras más sereno, pero siempre sin prisa, porque sabe que va a llegar a su destino de igual forma. Un destino que, quizá, no sea el mar que todos esperamos porque antes de ese mar, está el río.

Es 'Infamia' una novela coral con personajes inseguros y débiles a pesar de su empeño en hacer ver que dominan la situación, nada más lejos de la realidad, y que arrastran el peso del silencio, pero, sobre todo, de la culpa. Oscuridad que envuelve Merlo y la vida de sus habitantes y que, en cierto modo, también ciñe la de la protagonista que va a ese pueblo en busca de su propia redención y que solo consigue encontrar más oscuridad. Una -narrada con una belleza hipnótica, cautivadora- de esas que van por dentro y pudre almas, y que aun sabiendo de su existencia, nos empeñamos en negar.

 

Costas utiliza un lenguaje muy cuidado, onírico en ocasiones, poético también, que sirve para que seamos capaces de oler la lluvia constante, afilada y opresora, que no deja de caer en Merlo, y de ver, sentir en los huesos, perdernos en ella, esa niebla que todo lo envuelve, hasta las lágrimas. Un paisaje angustioso que empapa corazones y almas, creando una historia de aristas y grises que no deja indiferente y que calará en nosotros como esa lluvia que acompaña a los personajes y al secreto que todos ellos guardan.

 

Totalmente recomendable. No os la podéis perder. Muy buena novela.

 

Por último, como curiosidad, os diré que en ocasiones, me pasa bastante últimamente, mientras leo, a mi mente acuden directores de cine o televisión, y esta novela me ha llevado a Pascal Laugier y a su 'El hombre de las sombras'./Verónica García Peña, 'La isla de las musas' es su última novela.



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar