1903

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'La mujer que no existió'

El libro que hoy voy a reseñar es inquietante. Así lo definiría. Inquietante hasta casi ahogar al lector. Es, sin duda, una lectura absorbente en la que la intranquilidad y la angustia se meten en tu cabeza, página tras página, sin que puedas remediarlo. Sabes que tras cada capítulo algo oscuro subyace. Algo que permanece escondido tratando de doblegar la vida de los protagonistas y que el lector vislumbra. Algo que te obliga a torce el gesto, morderte los labios y seguir leyendo hasta descubrir si esa amenaza que sientes cada vez que abres el libro, existe. Si esa inquietud está fundada y ese miedo interior que se va instalando cada vez con más fuerza en tu cabeza puede ser, en definitiva, real.

 

En 'La mujer que no existió'  conocemos a Zoe Whittaker que tiene una vida encantadora. Es una mujer bella y joven, casada con un atractivo y cautivador magnate de Wall Street, Henry Whittaker. Ella es miembro de la elite social de Manhattan e integrante de una de las más prestigiosas organizaciones filántropas de la ciudad. Tiene un apartamento de ensueño en el barrio neoyorquino de Tribeca y una maravillosa casa en las afueras. El mejor vino, la moda más actual y las vacaciones más lujosas están a su alcance.

 

Lo que nadie sabe es que hace cinco años la vida de Zoe estaba en peligro. Por aquel entonces, Zoe no era Zoe en absoluto. Ahora sus secretos vuelven a perseguirla. A medida que el pasado y el presente parecen acercarse entre sí, Zoe debe decidir en quien puede confiar, antes de que ella, sea quien sea, desaparezca por completo.

 

 

Es una novela, como os decía al comienzo, inquietante que esconde en sus páginas una historia mucho más truculenta, compleja y siniestra de lo que el resumen del libro puede hacernos pensar. Narrada en una primera persona de la que dudas, Kate Moretti -autora de la novela- te arrastra por los sueños y pesadillas de una protagonista cuya vida en apariencia perfecta esconde una terrible verdad ‒turbadora y espantosa que sobrevuela la novela y que flotará por tu mente mientras lees‒, rodeada de manipulación y ruindad. Y secretos, de esos antiguos que pesan tanto que te hacen caminar encorvado. Secretos viejos que ahogan, pero que uno debe seguir ocultando si quiere mantener lo que ha dicho que es.

 

¿Qué somos capaces de hacer para ser felices? Y una vez lo somos o, al menos, nos parece serlo, ¿hasta dónde estamos dispuestos a llegar para mantener esa felicidad? Sobre estas ideas reflexionaremos y mucho a lo largo de las páginas de este thriller psicológico con una alta carga de suspense muy bien dosificada. Ser felices a costa de desparecer, aparentar ser otros o de convertimos en alguien totalmente distinto. ¿Ser felices para nosotros mismos o para otras personas? Cuando cambiamos, ¿lo hacemos realmente por nosotros o lo hacemos para satisfacer a otros? Dilemas que se plantean durante la lectura y de difícil respuesta si de verdad somos sinceros con nosotros mismos.

 

Un punto muy a tener en cuenta en 'La mujer que no existió' y que creo le confiere de un realismo serio y auténtico, dentro de que sabemos que la historia es ficción, son las excelentes descripciones, muy minuciosas, de lugares y hechos que hace Moretti y que transportan al lector sin dificultad a vivir en primera persona cada situación. Eso, creo, es muy propio de parte de la literatura norteamericana. Descripciones largas y meticulosas que sé que no son del agrado de todos los lectores, pero que a mí, particularmente, sí me gustan porque pienso que dotan a la novela de una mayor autenticidad y, en definitiva, de vida.

 

En conclusión, os diré que me ha gustado esta historia. Me ha gustado saber que esa sombra que rondaba por mi cabeza cada vez que leía era real. He disfrutado mucho de este libro, la verdad. Una novela de intriga y misterio bien pensada y escrita para los amantes de una literatura sosegada en cuanto a tiempo de lectura, pero apremiante en cuanto a sus argumentos. /Verónica García Peña su última novela es 'La isla de las musas'

 



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar