1082

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'Los ecos del pantano', una novela de Elly Griffiths

'Los ecos del pantano' es la primera novela de la saga protagonizada por la arqueóloga forense Ruth Galloway de la británica Elly Griffiths. La serie, muy exitosa, está compuesta por, hasta el momento, trece libros. Elly Griffiths ha sido nominada a varios premios literarios, entre ellos el CWA Daggar.

 

En 'Los ecos del pantano' nos trasladamos hasta el condado de Norfolk (Inglaterra), donde la profesora de Arqueología Forense Ruth Galloway vive en una pequeña casa junto a una marisma. Se trata de un área remota donde se unen mar y tierra, considerada como un lugar sagrado por los hombres de la Edad de Hierro. Un terreno que marca el límite entre la vida y la muerte.

 

Cuando la policía encuentra unos huesos cerca de la zona de la marisma, el inspector Harry Nelson recurre a Ruth para que lo ayude, convencido de que se trata de los restos de una niña desaparecida diez años antes. Aunque esa posibilidad queda descartada, ya que los huesos pertenecen a una niña de la Edad de Hierro, Ruth continúa ayudando a Nelson para descubrir qué relación hay entre este caso y los rituales prehistóricos que tenían lugar en la marisma hace más de dos mil años.

Se trata de una novela muy bien construida, fácil de leer, que te engancha con habilidad y en la que descubres unos personajes muy humanos. Esto puede sonar a chiste, pero es cosa seria. Perfilar un personaje y hacerlo real, creíble, es fundamental para que las historias funcionen. Los protagonistas robots, autómatas, etc. me caen mal y suelen hacer que las historias, por buenas que sean, no lleguen.

 

Como os decía, Griffiths crea unos personajes muy sólidos con los que es fácil perderse por las marismas de Norfolk. Y, por cierto, qué ganas de ir a visitar ese sitio. Las descripciones, he de señalar, son espléndidas. Me lo he imaginado a la perfección y, como os digo, me encantaría poder ir a visitarlo. Parece, de verdad, un lugar mágico. También peligroso. No os voy a engañar, pero creo que, en este caso, lo mágico pesa más. Y no tendría problemas, además, en hospedarme en la pequeña casa de la arqueóloga Galloway. Mujer que, al comienzo de la novela, en los primeros capítulos, me caía regular, pero que después ha sabido ganarme. Leeré con gusto las nuevas aventuras que protagonice. Y aquí os voy a contar una curiosidad. El personaje de Galloway está inspirado en el marido de Griffiths, quien renunció a su trabajo en la ciudad para formarse como arqueólogo.

 

Respecto a la historia en sí, me ha gustado salirme de lo habitual. La arqueología como escenario en el que moverse es un reto. Se puede caer, como ocurre en algunas novelas en las que se tratan temas demasiado especializados, en un tecnicismo exagerado que provoca que los lectores se aburran. Que pasen páginas y más páginas sin ningún interés, solo con la mente puesta en que llegue pronto, cuanto antes en realidad, el final de esa parte y el autor les invite a pasear por algo diferente. Bien. Aquí eso no ocurre. Afortunadamente, Griffiths construye una historia equilibrada donde la arqueología no estorba. Todo lo contrario. Diferencia la trama de muchos libros de novela negra actual y arrastra al lector por una curiosidad que, unida a la investigación policial, le hace disfrutar.

 

Es Los ecos del pantano una lectura agradable con un lenguaje muy rico y pensado. Tengo la sensación, al menos es lo que me ha parecido, que las palabras han sido escogidas con cuidado. Buscando en cada momento la adecuada, la que mejor casaba con lo que se quería decir. No una estándar. Eso dice mucho de un escritor (y en este caso, también del traductor).

 

En definitiva, se trata de una novela entretenida, un buen comienzo de saga, interesante y diferente gracias a la incursión de la arqueología en la trama, con la que aprender, disfrutar y pasar un buen rato./Verónica García Peña. Su última novela es 'La isla de las musas'



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar