947

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

Dulce invitación al caos

Es irónico pararse a pensar en cómo el paso del tiempo convierte aquello que crees que maldecirá tu vida eternamente en una bendición, en cómo ciertas experiencias que crees no serás capaz de superar acaban por evolucionar hasta transformarse en algo que te ayude a crecer como persona. Algunas cosas son demasiado valiosas como para contarlas, así que uno se las guarda escondidas en los rinconcitos de su alma, para que nadie pueda verlas. Y es que hay recuerdos que calan demasiado hondo como para expresarlos con palabras, nos arrancan demasiadas lágrimas como para dejarlas brotar de lo más profundo de nosotros mismos. Pero aún así, a veces, sólo a veces, es de agradecer que alguien venga a revolver los restos y consiga sacar de ellos la más bonita de las ilusiones en situaciones así: La esperanza./Raquel Villar

 

Fotografía: Javi Muro



Autor: Raquel Villar

Suscripción a la Newsletter Enviar