1025

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

Triángulo

Vi la luna llena bordear la esquina de la sabana de nuestra cama con su luz, haciendo de ella una figura geométrica imperfecta que levitaba en la oscuridad de la habitación. Un triángulo que levitaba. Eso parecía. 

 

Yo me encontraba en la puerta, y veía a la distancia la cama rodeada de negro y ese trozo de luz. Nada más. Caminé entonces despacio 

 

La sabana tendida pero recién usada hacia pliegues que brillaban ante la luna, Y se veía desde la puerta cómo ese triángulo de textura acuosa con formas terrenales, se elevaba entre la oscuridad, como flotando quieto y llamándote a sentarte allí. 

Me acerqué al triángulo de luz dos pasos más, y escuché entre la penumbra de la buhardilla a mi izquierda la voz de mi amado: mírala, la ilumina la luna. 

 

Me acerqué un paso más, y al fin vi que entre las sábanas dormía nuestra hija Alma, redonda y tibia entre las sábanas bañadas de la luna en un azul plata, en ese pequeño triángulo iluminado sólo para ella. 

 

Mire hacia arriba a través del cristal y era luna llena, una luna redonda y blanca óptico, que definía hasta las tejas y la chimenea de la casa del vecino de en frente, entonces volví la vista.  

 

Mi amado dio un paso hacia luz, al que le seguí yo, y nos hayamos allí los tres bajo la luna mirando a nuestra pequeña hija que dormía, el mundo no podía sentirse más completo. 

 

Y así, conocimos lo que es la ver luna llena, en un hogar silencioso lleno de luz y amor: Gracias, Alma.

/Alexandra Gómez



Autor: Alexandra Gómez

Suscripción a la Newsletter Enviar